Logo ilan artista.png

Abordo todo gesto como un vehículo de exploración filosófica.  Un artista debe dejar un cuerpo de obra que represente un legado intelectual, no solo pictórico.

 

Es necesario reciclar, reciclarnos, como la respiración: inhalar y exhalar contenidos. Lo arbitrario, lo ajeno no aplica. Trabajar con una pauta de humildad es requisito para descubrir.

 

El universo está compuesto en capas.  Tanto lo físico como lo mental está ensamblado de esta manera. Cada consideración, experiencia, decisión de un individuo compone una nueva capa de su verdad que le da referencia y otorga bemoles a su futuro, a su pasado.  En mi pintura, hago tributo a esta estructura al trabajar cada pieza en múltiples etapas delgadas, logrando así una espesa textura visual sin volumen físico.  El mundo actual de la comunicación pretende que interactuemos y reaccionemos únicamente en una primera capa básica de realidad; es mi trabajo desenmascarar elementos más esenciales para invitar e inspirar al público a romper con esta costumbre y entrar a más profundidad en su orientación humana.

El lenguaje curvo de las figuras protagónicas en mis cuadros es una referencia a los hábitos biológicos espontáneos.  Aunque la geometría rige al universo en comportamiento (patrones), un ángulo rara vez aparece en la naturaleza: esta es siempre fresca y atrevida.  Mas aun, el microcosmos semeja el macrocosmos, esto recalca la importancia de participar en descifrar la esencia y rol humano en este ecosistema celeste.  Todos somos todo.

                                                                                                                                                                                                                                       Ilan Dana